Desviar la explosión ejecutiva – Reconozco lo bueno y fortalezco las debilidades de mi equipo...

En nuestro negocio al ser un esquema diferente de independencia y autodisciplina, muchas veces tendemos a caer en el error de tratar de manejarlo como si fuéramos aun los ejecutivos de una empresa convencional, recordemos que nuestro negocio nos convierte en empresarios y partiendo de aquí, debemos dejar de lado esos estilos gerenciales que llevan a un directivo a ser poco productivo y a tener ingresos injustificados. Cuando estemos acostumbrados a trabajar en esquemas corporativos convencionales, debemos enfrentar y superar algunos aspectos como los de la perdida de elementos de un empleado normal de una empresa, muchas cosas de seguridad social y conceptos triviales de la mentalidad conformista; debemos cambiar nuestro enfoque mental y entender que nuestro negocio no necesita gerentes, sino lideres.
Un gerente en muchos casos complica cosas sencillas, el líder vuelve las cosas complicadas en simples. Los altos ejecutivos de empresas que inician a trabajar en nuestro negocio a veces les es difícil empezar a comprender como con un sistema tan sencillo se puede hacer tanto, y muchas veces por este mismo pensamiento las cosas son tan obvias, que se vuelven confusas para entender; Este es un proceso que debemos manejar si es nuestro propio caso, y si es de nuestros asociados debemos entenderlo para poder apoyarlos; la formula básica es simplemente “desocupar el vaso” lleno de información que tenemos de nuestros trabajos anteriores y dejarlo que se vaya llenando con los nuevos conceptos y herramientas, debemos entender con claridad que lo único seguro en el mundo de los negocios es el CAMBIO, por lo tanto las ideas pragmáticas o terquedades de nuestra forma de hacer las cosas deben quedar en el olvido. Podemos ser lideres si aprendemos a cambiar, y todo empieza por nuestra mente.
Otra ventaja grande de nuestro negocio es que así como algunos fuimos ejecutivos de alto rango en empresas reconocidas, aquí nos encontramos con que obreros normales también pueden desarrollar el negocio igual o mejor que nosotros, aquí convivimos en niveles de igualdad donde nuestro sistema se hace muy social y maravilloso. Nuestra función como lideres tiene que ver en este campo, con la retroalimentación de cada integrante del equipo, potencializando nuestro desempeño sin jerarquías antipáticas como en la empresa convencional, aquí todos somos capaces de lograr lo que nos propongamos y el liderazgo no es un sistema patronal sino una herramienta de apoyo para ser mejores.
Por todo esto debemos estar enfocados en las herramientas que nuestros lideres han desarrollado para nosotros, pues usándolas llegamos al éxito sin sufrir tanto, y por el camino creciendo como seres humanos integrales, aquí todos somos fuertes y somos vulnerables, nos convertimos en familias con visiones de futuro y prosperidad, y esas son de las cosas que mas valor debemos darle en el momento de agradecer a nuestro negocio.
Nuestra misión del Yo corporativo esta centrada en formar nuestras propias organizaciones, y con este negocio se hace muy agradable cumplir el cometido; debemos por lo tanto también, valorar la variedad de personas que conforman nuestros equipos, pues si lo hacemos estaremos entendiendo el poder que tenemos al compartir ideas y pensamientos, y en lo que se convierte una organización cuando hay multifacetas.
Somos lideres, no somos gerentes, por lo tanto nuestro trabajo debe ser en equipo, y un equipo se fundamenta en el ejemplo del que los guía.

0 comentarios:

Barra de vídeo (haga click sobre el video que quiere ver)

Loading...